Cómo evitar que un robot me remplace en la chamba

Tu trabajo probablemente  se verá afectado por la tecnología, eso es un hecho. Pero el futuro no es tan sombrío como parece… ¿O si?

El temor a perder el empleo debido a las máquinas, o que tu negocio quede obsoleto debido a la modernización, ya no es exclusivo de obreros de las fábricas; ni de  los negocios basados en servicios de atención al cliente (es decir, los cajeros de banco, tiendas y agentes de viajes). Las compañías  están adoptando cada vez más, tecnologías “cognitivas”, expandiéndose en campos como finanzas, salud, y otras más.

Si observamos el transcurrir de la historia, el reemplazo del trabajo humano por máquinas simplemente significa que los trabajadores deben aprender a adaptarse, de forma similar a cómo sucedió cuando  la humanidad pasó de una economía agrícola a una sociedad industrial. La clave está en aprender a complementarse y mejorar las habilidades.

Mi remplazo es un robot

En este proceso, se avecina un fenómeno que a primera instancia pareciera aterrador. Un ejemplo se dio a mediados de la década de 1990 con la compañía Allstate, quienes fueron los pioneros en implementar automatización en las tareas de suscripción de seguros para sus clientes. Durante ese cambio, dos tercios de los 1000 trabajadores  se capacitaron para elevar su rango de empleo y especializarse en la gestión de carteras, gestión de riesgos de la empresa, y agente de relaciones. El tercio restante no se preocupó en desarrollar los conocimientos y habilidades adecuados para asegurar su empleo y finalmente perdió su puesto de trabajo.

Sé un agente de cambio

La realidad del ejemplo anterior, más que una historia de terror, presenta un futuro muy prometedor tanto para la industria, como para el trabajador mismo.  La adopción de tecnología emergente ofrece una oportunidad de potencializar el desarrollo empresarial hacia metas más ambiciosas y de crecimiento. La clave está en darle el valor a la tecnología en nuestro trabajo y entender el valor que la tecnología le da al negocio. Para esto, los expertos sugieren cinco perfiles que podemos adoptar, para volvernos  agentes de cambio en nuestras organizaciones:

EL VISIONARIO.

Si tu puesto tiene poder de decisión, mira hacia adelante. Las personas que deciden potencializarse analizan cual es la mejor tecnología que cubre las necesidades de su negocio y que le otorga los mayores beneficios. Así también, son los tomadores de decisiones que se vuelven estrategas y  deciden cómo aprovechar las habilidades de su gente, qué tecnología los hará más productivos, y cómo hacer que trabajen juntos.

EL AVENTAJADO.

Este tipo de personas entiende cómo dejar que las máquinas hagan la parte del trabajo que mejor saben hacer: optimización de tiempo, exactitud en cálculos, mejor control, mayor alcance, etc. De esta forma, les permite enfocarse en otras tareas que impactarán positivamente en su desempeño, haciéndolos más rápidos, más productivos y personas más valiosas para la organización.

EL ESTRATEGA.

Es el que sabe cómo integrar las cosas de la mejor forma. Estas personas saben cómo conectar un escenario técnico con el escenario de negocios. Su puesto involucra saber identificar situaciones en las que la tecnología juega un papel primordial para para mejorar algún proceso del negocio y por lo consiguiente, hacerlo más rentable.

EL ESPECIALISTA.

Ellos canalizar su  pasión en el trabajo que no puede ser automatizado, por lo tanto profundizan sus habilidades, conocimientos y toda la experiencia adquirida para servir de modelo de mejora y llevar a la organización hacia nuevos caminos. Su labor marca la pauta para el desarrollo de nuevas oportunidades y alinea las capacidades tecnológicas hacia nuevos objetivos.

EL CONSTRUCTOR.

Son personas con perfil técnico y lógico, individuos proactivos que se dedican a crear y construir tecnología. Las personas que construyen un escenario empresarial pensando en sacarle el mejor provecho a la innovación, tienen un futuro prometedor en la era de la automatización. Entre ellos se encuentran a los desarrolladores de software, soluciones informáticas, investigadores, consultores, líderes empresariales y tomadores de decisiones que visualizan su negocio alineado a las tendencias que el mundo está viviendo hoy en día.


Cualquiera que sea el perfil en que encajes, implica cambiar el switch y dejar viejos paradigmas para entender que el futuro es hoy y sólo los aventajados sobrevivirán.